Llevamos la impro a lugares ajenos a las artes escénicas. Por ejemplo: un salón de una casa. ¿Recuerdas aquellos teatrillos que hacíais en navidades o semana santa, en la casa familiar, que os juntábais los primos y las primas y echábais la tarde? Pues lo mismo pero ahora el teatrillo lo hacemos nosotros/as. 🙂